La OMS anunció una nueva versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades

26 de Junio de 201812:33

El documento incorpora numerosos códigos complementarios para describir la morbilidad y la mortalidad en diferentes ejes. Entrará en vigencia recién en enero de 2022.

A mediados de junio de 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la nueva versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11 por sus siglas en inglés), que se presentará en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2019 para su adopción por los Estados Miembros, y entrará en vigor el 1º de enero de 2022. Estos plazos son imprescindibles para permitir a los países planificar cómo usar la nueva versión, preparar las traducciones y capacitar a los profesionales de la salud.

Uno podría pensar que las distintas enfermedades están ya bien definidas para la ciencia médica –tengan o no un tratamiento efectivo– y que las verdaderas novedades en este terreno son bastante esporádicas, como el surgimiento del SIDA a principios de los ’80. Muchas de las enfermedades que aparecen en las noticias por su novedad, como el dengue o la infección por virus Zika, por poner dos ejemplos, son en realidad trastornos conocidos desde hace décadas que han ganado notoriedad por su ocurrencia fuera de las áreas endémicas tradicionales.

Por eso no deja de sorprender que la nueva CIE-11 contenga unas 55.000 entradas, casi 4 veces más que las 14.000 de la CIE-10, la versión previa que está en uso en todo el mundo desde 1990. La explicación no es un aumento explosivo de nuevas patologías, sino la incorporación a la nueva clasificación de numerosos ejes de descripción que permiten precisar mejor las características, los desencadenantes y las circunstancias de las enfermedades, con la intención de permitir estudios mucho más elaborados a partir de la información sanitaria recogida.

Una parte de esta ampliación son los códigos de extensión aplicables a cualquier diagnóstico, que reflejan aspectos del proceso de atención que no se capturaban con las versiones anteriores, como puede verse en este ejemplo:
Un paciente, varón de 86 años, tiene hipokalemia severa secundaria al uso de furosemida luego de su internación por insuficiencia cardíaca. Esta complicación podría clasificarse en todos estos ejes:
  • Diagnóstico: 5C77 Hipokalemia
  • Escala de severidad: XS25 Severa
  • Curso temporal: XT5R Aguda  
  • Momento de la vida: XT13 Geriátrico tardío (>85a)
  • Etiología: XB8D Iatrogénica
  • Sustancia: XM8UE3 Furosemida
  • Momento del diagnóstico: XY69 Desarrollado después del ingreso
Otro modo de agregar detalles a la clasificación es la denominada post-coordinación, que consiste en ampliaciones específicas para cada entidad principal, seleccionadas desde los menúes adicionales que se despliegan a partir del código principal elegido. Estas características se utilizan con provecho para abordar el complejo campo de los tumores.

La clasificación de las neoplasias
La necesidad de ampliar los detalles en la descripción de las neoplasias ya había llevado a una extensión de la clasificación básica la CIE-O, creada en 1976 y actualizada a su tercera edición en el año 2000. Cada tumor se describe en dos ejes: el topográfico, que señala su ubicación usando los mismos códigos de la CIE-10, y el morfológico, que describe la estructura microscópica del tumor y su conducta.

La nueva CIE-11 incorpora los detalles histológicos de la CIE-O, conserva la descripción topográfica, y agrega algunos datos como la lateralidad (izquierda o derecha) de la lesión.

Las diferencias se aprecian mejor clasificando un mismo caso con los tres sistemas:
  • El paciente tiene un carcinoma de células escamosas de tipo células claras en el bronquio principal derecho.
  • CIE-10: C34.0 Tumor maligno del bronquio principal.
  • CIE-O: topográfico: C34.0 Tumor maligno del bronquio principal
  • morfológico: 8084/3 Carcinoma de células escamosas, tipo células claras
  • CIE-11: 2C25.2 Carcinoma de células escamosas de bronquio o pulmón
  • Lateralidad: XK9K Derecho
  • Anatomía específica: XA9TC5 Bronquio principal
  • Histopatología: XH9DC1 Carcinoma de células escamosas, tipo células claras
La complejidad creciente se refleja en el número de códigos necesarios para describir la enfermedad: uno en la CIE-10, dos en la CIE-O y cuatro en la CIE-11. Esto se vuelve posible gracias al manejo informatizado de la clasificación, que simplifica la tarea de asignar los códigos y el procesado posterior de la información.

Otros aspectos novedosos
La CIE-11 se ha desarrollado en un soporte completamente electrónico, con un formato mucho más fácil de usar. Muchas entradas contienen una descripción de la entidad y listados de sinonimias y de diagnósticos de exclusiónde la misma. Durante el proceso de elaboración, que llevó diez años, se convocó a una amplia participación de los trabajadores sanitarios, que han asistido a reuniones de colaboración y presentado más de 10.000 propuestas de revisión.

La CIE-11 también contiene capítulos nuevos: uno sobre medicina tradicional —lo cual es significativo, ya que, aunque millones de personas usan la medicina tradicional en todo el mundo, esta nunca había sido clasificada en este sistema—, y otro sobre salud sexual, en el que se incluyen afecciones que anteriormente estaban clasificadas en otras secciones (por ejemplo, la incongruencia de género se incluía dentro de las afecciones mentales) o se describían de modo diferente.

La nueva clasificación está vinculada a las denominaciones comunes de la OMS para los productos farmacéuticos y puede utilizarse para el registro de los cánceres. Ha sido diseñada para su utilización en múltiples idiomas: una plataforma central de traducción asegura que sus características y resultados estén disponibles en todos los idiomas traducidos. Las tablas de transición desde la CIE-10 y a la CIE-10 soportan la migración a la CIE-11. La OMS apoyará a los países en su avance hacia la aplicación de la nueva clasificación.

El sitio web de la OMS permite explorar la nueva clasificación y entrenarse en el uso del programa para asignar los códigos apropiados. La amplitud y variedad de las novedades hace necesario una definición precisa de cómo se usará y el entrenamiento de los codificadores, para obtener el máximo beneficio de la nueva herramienta. Después de todo, la información de salud sólo es confiable si se obtiene y registra de un modo sistemático en cada institución sanitaria del país, y por eso la nueva clasificación implica un enorme desafío.
Fuentes consultadas:
Martín Cañás y Martín Urtasun para FEMEBA Hoy
nueva versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia