Médicos Invitados

23 de Mayo de 201810:42
De izq. a der. Adrián Riccioppo, José Abel Priore y Javier Suárez

Los representantes de las Entidades Primarias de Hipólito Irigoyen, Monte y Villa Gesell, doctores Adrián Riccioppo, José Abel Priore y Javier Suárez, participaron de las reuniones de la Mesa Ejecutiva y del Consejo Directivo.

 

El doctor Adrián Riccioppo es presidente del Círculo Médico Hipólito Irigoyen. Luego de recibirse en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) volvió a su ciudad natal. “Regresé a Hipólito Irigoyen hace 18 años luego de especializarme como cirujano en el Hospital Militar de Campo de Mayo.

Recuerda su formación de grado. “Era muy distinta antes, no sé si todo lo aprendido en la Facultad me sirvió. Algunas cosas no estaban bien coordinadas. En la residencia, durante el 2000, ya todo funcionaba mucho mejor, además el Hospital Militar es un lugar privado. Teníamos la intención de hacer una residencia, y no creo que pase eso hoy en día. Casi que vivíamos para la residencia, hacíamos tres o cuatro guardias por semana, estábamos todo el día en el hospital. Vivíamos ahí, te capacitabas y te formabas. Salías muy bien formado de una residencia. Hoy los chicos no quieren vivir en el hospital, estar todos los días, cumplir con las guardias. Ni que hablar si le añadimos las situaciones de violencia. En este momento la mayoría de los estudiantes hace una guardia o se sube a una ambulancia, prefiere tener buen dinero en efectivo en el momento y no adquirir tanta capacitación”.
En su opinión las guardias debieran “mejorar el aspecto económico, el tema social y la seguridad. La violencia es mayor en las grandes ciudades que en el interior”.

Hay médicos que regresen al pueblo pero el panorama no es siempre el mismo. “En los últimos 20 años volvieron pocos. Últimamente se fueron 10 chicos, se recibieron, pero no volvieron. Va un poco de la mano de los que hablamos de las residencias y la inseguridad. El médico en Henderson es de tiempo completo. En La Plata o en la Ciudad de Buenos Aires cumplen un horario y listo. Lo que tiene a favor en Henderson y en los pueblos del interior es el punto de la seguridad, un tema a favor importantísimo”.
Por su parte, el doctor José Abel Priore, es presidente del Círculo Médico de Monte. Médico clínico. En 1984 egresó de la Faculta de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Reconoce la excelencia de esta Casa de Estudios. “La formación de la UNLP siempre fue muy buena, sabiendo que depende mucho de la cantidad de alumnos para tener mejores clases. Por ejemplo, compartir 4 ó 5 microscopios siempre es complicado”.

Su residencia la concluyó en Mar del Plata. “Una modalidad (internado rotatorio), te llevaba por las 4 especialidades básicas: clínica, cirugía, pediatría y obstetricia. Con posterioridad completé la residencia en clínica médica y volví para trabajar Monte, mi ciudad. Puse un consultorio y trabajaba en el hospital, que por entonces era de <damas de beneficencia>”. Después fue provincial. Por avatares políticos, aunque nunca hice política, no pude trabajar más en el hospital".

Para los médicos de reciente graduación Monte es un lugar para vivir y con más razón si nacieron allí. “Durante un período prolongado no había médicos jóvenes, pero en los últimos 4 ó 5 años si. Los veo muy bien formados, por lo menos a los que conozco. Son de Monte y estudiaron en La Plata o en Buenos Aires, tienen conocimientos importantes”.

La donación de órganos y tejidos será un tópico en la agenda de la reunión de hoy del Consejo Directivo. “La donación de órganos y tejidos es muy importante para el futuro de la medicina y de las personas. Es fundamental ser donantes porque podemos prolongarle la vida, sobre todo, a gente joven. Ahora, en Monte falta una campaña de donación de órganos”.

Hacia el final de la conversación afirma que hace mucho que no hace guardias. “La verdad, extraño las guardias. Los colegas me dicen que hay agresiones, hasta ahora verbales, y hay mucho trabajo”, finaliza.

Otro de los entrevistados es el doctor Javier Suárez, presidente Círculo Médico Villa Gesell. Platense, estudió en la UNLP. Se graduó en 1995, hizo la residencia Medicina General y Familiar y después llegó a Junín “porque parte de mi familia es oriunda de allá, tengo un tío traumatólogo ya jubilado, Oscar Suárez. Yo conocía la ciudad, estaba abierta la inscripción para la residencia de medicina general integral y familiar, y me anoté en el Hospital Piñeiro de Junín, estuve 3 años. Después hice un posgrado en Pinar del Río, Cuba, donde pude experimentar el sistema de medicina familiar cubano. Después por intermedio del doctor José Dionisio Olaechea, por entonces director del hospital del Villa Gesell, trabajé de médico generalista y hace 20 años que vivo junto a mi familia en Gesell”.

Como sus colegas, tiene una opinión sobre la formación de grado. “La formación fue buena en la Facultad de Medicina de La Plata. Había una camaradería muy positiva, vas a aprendiendo de los grandes maestros que tenemos acá en la ciudad de La Plata, y la residencia en medicina general me sirvió para especializarme, fue muy interesante, aportó mucha más información y formación, una vez por año íbamos a los distintos congresos de la especialidad por todo el país, para observar las distintas realidades a las que se enfrenta la especialidad de acuerdo al contexto”.

“Hoy son otros tiempos, los médicos jóvenes tienen otras inquietudes, poseen una aparatología que antes no teníamos. FEMEBA viene impulsando la medicina robótica, a través de la simulación, para entrenar a los médicos jóvenes en habilidades y destrezas que, a veces, las facultades no pueden ofrecer. Los médicos jóvenes muchas veces nos pueden acceder a los cupos de residencia y salen al mercado laboral. Es otra realidad, ni mejor ni peor, antes se tomaban todos los cupos para una residencia, era una pelea codo acodo y ahora algunas especialidades no se llegan a cubrir”, sostiene.

En la misma línea de pensamiento observa que “el enfoque hacia la calidad de la atención es muy importante, no es lo mismo el médico que pudo acceder a una residencia del que no la hizo. Después con los años, adquirís confianza y capacidad. Las guardias te forman en la emergencia. El médico joven debe estar preparado para todo y con más razón en las grandes ciudades. Hay más consultas de emergencias, pero el sistema de guardias es importante y también la capacitación que les da FEMEBA de trabajar con los simuladores”.

Hacia el final de la entrevista expuso su punto de vista sobre la donación de órganos y tejidos. “Tenemos contactos con la gente de CUCAIBA a través de la Región Sanitaria VIII (Mar del Plata).Cuando vemos en el hospital municipal de Gesell, que hay un presunto donante nos contactamos con ellos y mandan los equipos para hacer la ablación de los órganos. Realizamos capacitaciones y también campañas de difusión. En Gesell hay una asociación grande de donantes de hígado, entonces fue creciendo la conciencia respecto del tema, pero bueno, todavía falta bastante para caminar por ese lado”.
 

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia