Precauciones ante casos de rabia en la Provincia

23 de Marzo de 201809:21

En lo que va del 2018 se analizaron 320 muestras en los laboratorios provinciales y se constató la presencia de rabia en 14 murciélagos. Esta cifra ya duplica lo observado en todo el 2017, con 6 resultados positivos sobre 570 muestras de estos animales. Los hallazgos corresponden a casos en las localidades de San Miguel, La Plata, Mar del Plata, San Pedro, San Nicolás, Tandil, Olavarría y Tapalqué.

¿Qué es la rabia y cómo se transmite?
La rabia es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo a los seres humanos. Es causada por un virus ARN de la familia Rhabdoviridae, capaz de afectar el sistema nervioso central (SNC) de todas las especies de mamíferos, en las que produce un cuadro de encefalitis que lleva a la muerte.

En nuestro país los perros y los gatos son los principales transmisores de rabia pero también pueden serlo algunos animales silvestres como los murciélagos y los zorros. Las vacas y los caballos pueden contraer la rabia, pero en general no agreden.

El virus presente en el animal infectado se puede transmitir a través de la herida causada por una mordedura, o bien cuando el animal lame una lastimadura reciente de una persona. Luego de su entrada, el virus se propaga por los nervios periféricos hasta el SNC, y a través de nervios eferentes, a las glándulas salivales y otros órganos y tejidos.

En el hombre el período de incubación es de 2 a 8 semanas en promedio, pero puede variar entre 10 días a 8 meses. La duración de este período está directamente ligada a la localización y gravedad de la mordedura o arañazo del animal infectado, la proximidad con los troncos nerviosos, la distancia al cerebro y la cantidad de partículas virales inoculadas. La enfermedad se desarrolla con un cuadro de encefalomielitis aguda que una vez instaurado tiene una fatalidad cercana al 100%.
 
¿Cuáles son sus síntomas?
En los perros y gatos los síntomas incluyen cambios de comportamiento, agresividad, salivación excesiva, imposibilidad de tragar o de beber, pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis y muerte.

Los murciélagos con rabia también tienen cambios en el comportamiento, a menudo pueden verse de día y estar caídos.
En las personas, los síntomas que deben hacer sospechar el diagnóstico de rabia son: fiebre, inquietud, dificultad para tragar, dolor de cabeza y sensación de hormigueo en el sitio de mordedura o lamedura, días después de haber sido agredido por un animal. Pero una vez que comienzan los síntomas, la enfermedad ya no tiene cura y produce invariablemente la muerte, por lo que la única forma eficaz de enfrentrarla es a través de la prevención.
 
Medidas de prevención
  • Vacunar a los perros y gatos contra la rabia, desde los 3 meses de edad y una vez por año durante toda su vida.
  • En caso de sufrir una mordedura por cualquier animal, lavar la herida con abundante agua y jabón, no colocar alcohol ni otro desinfectante, y concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un médico.
  • Cuando esté indicado, el médico indicará aplicarse la vacuna antirrábica humana, tan rápidamente como sea posible después de ocurrida la exposición. En algunos casos se agrega la inmunoglobulina antirrábica específica. El tratamiento preventivo en esta etapa es eficaz y evita la aparición de la enfermedad, por lo que no debe demorarse.
  • La presencia de un murciélago durante el día, o con vuelo dificultoso o arrastrándose en el suelo debe ser considerada como un caso posible de rabia. No tocarlo y avisar al centro de zoonosis de su municipio, para que sea un técnico debidamente protegido quien lo retire y lo envíe al laboratorio para su análisis.
  • Enseñar a los niños sobre el riesgo de jugar con murciélagos: no son una mascota, no se debe tratar de alimentar ni de manipular. No es habitual que estos animales estén visibles de día y menos en el piso, siendo en estos casos muy probablemente un animal enfermo, con altas probabilidades de tener y contagiar rabia.
  • Si se encuentra un murciélago dentro del domicilio, se debe intentar que salga solo. De no ser posible, debe aislarse y llamar a Centro de Zoonosis del Municipio al que pertenecen.
  • Todo contacto de un murciélago con personas o animales debe denunciarse en forma urgente al Centro de Zoonosis o Antirrábico más próximo.
  • Si el murciélago mordió a una mascota, debe llevarse de urgencia al Centro de Zoonosis del municipio más cercano o consultar con un profesional veterinario. Si mordió a una persona, debe concurrir inmediatamente a un hospital.
 
Factores de riesgo y Tenencia Responsable de los animales
El mejoramiento sustancial de la situación epidemiológica de la rabia, la influencia de factores sociales, políticos y económicos y una marcada valoración de los derechos individuales en detrimento de una armónica convivencia social urbana ha generado una situación problemática, caracterizada por:
  • Disminución de la percepción popular del riesgo de contraer la enfermedad.
  • Registro de miles de accidentes de mordeduras, de las cuales un importante número son de gravedad, con secuelas psicofísicas, producidas mayormente por caninos sin contención de sus dueños.
  • Importante subregistros de mordeduras en general.
  • Elevado número de población canina estimada, más de 1500 por Km cuadrado, en zonas urbanas densamente pobladas, considerado de alto riesgo.
  • Elevado índice de relación hombre/ perro (4 a 1), considerado de alto riesgo.
  • Constante aparición de casos de rabia en murciélagos.
  • Importante casuística de rabia en países limítrofes (Bolivia, Paraguay, Brasil).
  • Vigilancia epidemiológica no acorde a los estándares internacionales.
  • Disminución de la cobertura vacunal animal (perros y gatos) en áreas de riesgo.
  • Desinformación acerca de las labores que realizan las instituciones de lucha contra las zoonosis y su importancia para la Salud Pública.
  • Falta de difusión nacional del documento y concepto de la Tenencia Responsable de los Animales.
 
La situación en Argentina
En Argentina, entre 2002 y 2007 se registraron casos de rabia en perros y gatos en las provincias de Jujuy, Salta, Chaco y Formosa (22 casos). También se registraron casos de rabia en perros y gatos transmitida por murciélagos en las provincias de Buenos Aires y Córdoba (3 casos).

En este mismo período, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, La Pampa, Río Negro y Chubut se reportaron casos de murciélagos rabiosos.

El último caso de rabia humana trasmitida por perro se registró en 1994 en la provincia de Tucumán. En el año 1997 se notificó un caso por la variante murciélago (Desmodus rotundus) en la provincia de Chaco y en la provincia de Corrientes en el año 2001 se registró el último caso humano debido a un accidente por mordedura infectante a virus rábico de murciélago (Desmodus rotundus).
Evolución histórica

En la década del sesenta, la República Argentina presentaba una compleja situación con doce provincias con transmisión de rabia canina, sumándose en la década siguiente una nueva provincia. Es en el año 1976 cuando la enfermedad adquiere mayor magnitud y gravedad con 19 casos de rabia humana y 5573 casos de rabia animal. A raíz de tal situación se fortalece el Programa de Control de Rabia tomando medidas de intervención basadas en vacunación masiva de animales, eliminación de reservorios sin dueño y sin control, vigilancia epidemiológica y educación para la promoción de la salud.

Por otra parte, cabe destacar que la enorme merma en la casuística se debió principalmente al control efectuado en la provincia de Buenos Aires que constituía más del 95% de la casuística nacional. Se logró entonces reducir en el período 1988-1997 a tres las provincias afectadas, presentando ya para el período 1998-2006 brotes en las provincias de Jujuy y Salta. En esta última provincia desde el año 2005 no se registran casos de rabia canina.
 
Algunas referencias útiles:
El “Manual de normas y procedimientos para la vigilancia, prevención y control de la rabia” del Ministerio de Salud de la Nación puede descargarse aquí.
Las denuncias deben realizarse en las dependencias de Zoonosis de cada municipalidad. Para el área de la capital provincial los centros son los siguientes:
 
Municipalidad de La Plata:
  • Consultorio Antirrábico del Centro de Atención Primaria de Salud Nº 25
  • Calle 514 esquina 12, Ringuelet (a una cuadra del Camino Centenario)
  • Tel: (0221) 471-2160. Horario de atención de enfermería antirrábica: lunes a viernes de 8:00 a 14:00 hs.
  • Zoonosis: 514 e/11 y 12 (a media cuadra del Consultorio Antirrábico)
  • Tel: (0221) 471- 5193. Horario: lunes a viernes de 8:30 a 13:30 hs.
 
Municipalidad de Berisso:
  • Consultorio Antirrábico del Centro de Salud Nº 42
  • Calle 164 esq. 27 Berisso.
  • Tel: (0221) 464-5068. Horario: lunes a viernes de 13 a 17 hs.
  • Zoonosis: Tel: (0221) 464-2230 (Seguridad Vial, pedir que comuniquen con Veterinaria) Horario: Lunes a Viernes: 8:30 a 12:30 hs.
 
Municipalidad de Ensenada:
  • Zoonosis: Tel: (0221) 460-2074. Horario: lunes a viernes de 6:00 a 12:00 hs.
 
Martín Cañás y Martín Urtasun para FEMEBA Hoy

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia