Alerta Epidemiológica por dengue y fiebre amarilla

07 de Febrero de 201917:13

La Secretaría de Estado de Salud ha difundido un Alerta Epidemiológica sobre la aparición de casos de dengue en Argentina y el aumento de notificaciones de fiebre amarilla en el vecino Brasil.

El informe, preparado por la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud y difundido el pasado martes 5 de febrero, describe que en el momento actual se registra circulación viral de dengue en Argentina con casos autóctonos en Misiones, Formosa, Salta y Santa Fe.

Asimismo, en Brasil se registran casos humanos de Fiebre Amarilla en el estado de São Paulo y Paraná, además de epizootias en monos en distintos estados, algunas de ellas en los estados de Paraná y Santa Catarina, cercanas a la frontera con Argentina.

Por todo ello, la Secretaría de Gobierno de Salud insta a los equipos de salud a intensificar la vigilancia epidemiológica de casos y sensibilizar la sospecha clínica de dengue y otros arbovirus, entre ellos fiebre amarilla en personas que hayan estado en áreas de riesgo. Las recomendaciones aquí emitidas son dinámicas y se irán actualizando de acurdo a la situación epidemiológica que presente la región.

 

Detalles de la situación epidemiológica actual:

En las primeras cuatro semanas del 2019 se han registrado tres áreas de transmisión localizada del virus del dengue, en las localidades de Orán y Tartagal (provincia de Salta) y en la ciudad de Santa Fé. También hubo casos aislados de dengue en Puerto Iguazú, Ingeniero Juárez (Formosa) y en CABA. En total son 28 pacientes con dengue que no habían viajado recientemente, a los que se suman otros 7 casos que desarrollaron dengue al regresar de un viaje.

En cuanto a la fiebre amarilla, el alerta se origina en el aumento de notificaciones de la enfermedad registrado en Brasil, con 12 casos humanos confirmados en este período 2018-2019, incluyendo 6 defunciones. Los afectados residían en diferentes áreas rurales del estado de San Pablo. Se ha detectado además una epizootia afectando monos en el estado de Paraná. Esta situación configura un aumento del riesgo para las áreas limítrofes de Argentina, fundamentalmente las provincias de Misiones y Corrientes, las que comparten similares condiciones eco-epidemiológicas y para viajeros que visiten Brasil y no estén vacunados.

 

Como prevenir las enfermedades mediadas por mosquitos:

La clave de la prevención es evitar el desarrollo de los mosquitos transmisores en las proximidades de las viviendas, y reducir el riesgo de picaduras con las medidas de protección apropiadas. La fiebre amarilla tiene además una vacuna efectiva, que debe aplicarse todo aquel que resida o viaje a una zona afectada. Por último, si aparecen síntomas sugestivos de estas enfermedades, la consulta médica y el diagnóstico precoz permiten minimizar el riesgo de complicaciones.

Repasemos algunas medidas concretas:

1) Guerra a los mosquitos:

Cualquier recipiente que acumule agua puede convertirse en un criadero de mosquitos. Por eso es importante eliminar de la vivienda las latas, baldes, cubiertas de automóviles o cualquier otro objeto que acumule agua. El agua de los bebederos animales o de los floreros debe renovarse en forma diaria, así como evitar la acumulación de agua en las macetas.

También es importante prevenir las picaduras, colocando mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas, realizando actividades al aire libre con mangas y pantalones largos, y usando repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa, con aplicaciones cada 3 horas.

 

2) Vacuna para la fiebre amarilla:

Solo deben vacunarse contra la fiebre amarilla quienes viajen a una zona de riesgo y no tengan contraindicaciones. La vacuna se aplica al menos 10 días antes de la fecha de viaje y una sola dosis es suficiente para protegerse para toda la vida.

Deben recibir la vacuna quienes viajen a municipios pertenecientes a la zona de riesgo como destino final, o bien permanezcan por al menos 72hs en una zona de riesgo como escala de viaje.

 

3) Consultar frente a la aparición de síntomas:

Aunque no existe tratamiento antibiótico efectivo para estas enfermedades virales, el diagnóstico temprano permite optimizar el manejo y evitar la aparición de casos secundarios en el entorno del enfermo.

* Dengue:

Ante síntomas como fiebre, dolor de cabeza (especialmente en la zona de los ojos), dolores musculares, articulares, erupciones, náuseas y vómitos, se debe consultar al servicio médico. La información de viajes recientes (hasta las 2 semanas del regreso) es importante para orientar al profesional hacia el diagnóstico de la enfermedad.

Es importante no automedicarse, evitando especialmente tomar aspirina, ibuprofeno o aplicarse medicamentos inyectables ya que todos ellos favorecen la aparición de  hemorragias.

* Fiebre amarilla:

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, que resulta difícil de  diferenciar de otras fiebres hemorrágicas virales como las producidas por arenavirus, hantavirus, o dengue.

Los síntomas aparecen entre 3 y 6 días después de la picadura de un mosquito infectado. En una fase inicial causa fiebre, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, pérdida del apetito y náuseas o vómitos. Para la mayoría de los pacientes estos síntomas desaparecen después de 3 a 4 días. Sin embargo, el 15% entra en una segunda fase, más tóxica dentro de las 24 horas siguientes a la remisión inicial en donde vuelve la fiebre alta y varios sistemas corporales son afectados.

La consulta precoz y la búsqueda del diagnóstico a través de los análisis específicos permiten reducir las complicaciones de esta grave enfermedad.

 

Fuentes:

Secretaría de Estado de Salud - Argentina

Organización Panamericana de la salud

Martín Urtasun para FEMEBA Hoy

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia