Vacuna contra el neumococo

11 de Mayo de 201813:45

El Streptococcus pneumoniae, más conocido como neumococo, es la bacteria que frecuentemente causa neumonía adquirida en la comunidad (NAC) en adultos y mayores de 65 años; con una mortalidad del 18% en nuestro país.

El neumococo también puede provocar meningitis, bacteriemia (circulación de bacterias en la sangre), artritis u otras infecciones profundas y graves que se las denomina en general como Enfermedad Neumocócica Invasiva (ENI). Estas últimas formas de enfermedad afectan también a adultos mayores y adultos de cualquier edad con trastornos de la inmunidad (por ejemplo pacientes trasplantados o con infección por VIH), enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, hepáticas, diabetes) o que tengan otros factores predisponentes como tabaquismo o alcoholismo.
 
Los síntomas de la neumonía neumocócica pueden aparecer rápidamente y pueden ser graves. Para algunas personas ciertos síntomas como tos y fatiga pueden durar semanas o más, incluso después de un tratamiento con antibióticos.
 
La neumonía neumocócica es una infección pulmonar bacteriana que se puede contraer en cualquier lugar y momento. Incluso adultos saludables de 65 años o más tienen mayor riesgo.
 
Los síntomas son perceptibles, pueden aparecer rápidamente y pueden incluir:
 
  • Fiebre alta, escalofríos con temblores
  • Tos con flema que persiste o empeora
  • Dolor en el pecho con dificultad al respirar
  • Sudor excesivo
  • Fatiga
 
Vacuna contra la neumonía
 
En la actualidad existen dos vacunas que ayudan a prevenir la enfermedad neumocócica:
  • VCN13 (vacuna antineumocócica conjugada)
  • VPN23 (vacuna antineumocócica polisacárida)
La vacuna VCN13 protege contra 13 cepas de bacterias neumocócicas y la VPN23 protege contra 23. Las dos vacunas proporcionan protección contra enfermedades como la meningitis y bacteriemia. La VCN13 también protege contra la neumonía.
Se ha demostrado que la vacuna de 23 serotipos es eficaz para prevenir ENI y que la vacuna conjugada 13 valente genera mayores valores de anticuerpos y es eficaz para prevenir NAC, es por ello que se ha decidido aplicarlas en lo que se denomina “Esquema Secuencial”.
 
Este esquema consiste en aplicar una dosis de la vacuna 13 valente conjugada y, al año aplicar una dosis vacuna de 23 valente.
 
¿Quiénes deben recibir este esquema?
 
Deben recibirlo todos los adultos a partir de los 65 años y los menores de esa edad que tengan enfermedades crónicas tales como: cardiopatías, enfermedades pulmonares, diabetes, enfermedades hepáticas, alcoholismo o diabetes.
 
En pacientes con inmunosupresión el esquema secuencial se encuentra disponible en el Calendario Nacional desde 2012.
 
El esquema es recomendado para adultos a partir de los 65 años y los menores de esa edad con enfermedades crónicas o inmuno-comprometidos considerados huéspedes especiales, según el listado
 
Trasplantados
Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas
Infección por VIH
Insuficiencia renal crónica
Síndrome nefrótico
Leucemia, Linfoma y enfermedad de Hodgkin
Enfermedades neoplásicas
Inmunodepresión farmacológica
Trasplante de órgano sólido
Mieloma múltiple
Asplenia funcional o anatómica
Anemia de células falciformes
Implante coclear
Fístula de LCR
Cardiopatía crónica
Enfermedad pulmonar crónica
Diabetes mellitus
Alcoholismo Enfermedad hepática crónica
Tabaquismo
 
El Esquema Secuencial asegurará mayor protección contra el neumococo, responsable de un número muy importante de hospitalizaciones y muertes en esta población.
 
No debe ponerse las dos vacunas antineumocócicas al mismo tiempo. Póngase primero la VCN13 seguida de una dosis de la VPN23 en otra visita luego de un año. Se puede recibir la vacuna contra la gripe y una de las dos vacunas antineumocócicas (pero no las dos) al mismo tiempo.




 
Más detalles de las vacunas

Es una vacuna que contiene polisacáridos purificados de 23 serotipos de neumococo (1, 2, 3, 4, 5, 6B, 7F, 8, 9N, 9V, 10A, 11A, 12F, 14, 15B, 17F, 18C, 19A, 19F, 20, 22F, 23F y 33F) con el agregado de fenol como conservante.
Produce una respuesta inmune T-independiente por lo que no genera inmunidad de memoria. No tiene impacto sobre la portación respiratoria. Tiene una efectividad del 75 % para la prevención de la enfermedad invasiva neumocócica en la población inmunocompetente mayor de 65 años, siendo esta efectividad menor en poblaciones con inmunodepresión.
La efectividad para prevenir neumonía no bacteriémica es variable según los estudios, reportándose hasta un 24%. En la población vacunada se observó reducción de la internación y la mortalidad atribuida a neumonía.
La vacuna no es inmunogénica en menores de 2 años, por lo cual no está indicada en este grupo de edad.
Tiene un buen perfil de seguridad, observándose como efecto adverso más frecuente una reacción local en el 30 a 50% de los vacunados.
 
Su fórmula incluye 13 serotipos de neumococo (1, 3, 4, 5, 6A, 6B, 7F, 9B, 14, 18C, 19A, 19F y 23F) conjugados con el transportador CRM197, una variante no tóxica recombinante de la toxina diftérica. A diferencia de las vacunas polisacáridas, las conjugadas tienen una respuesta inmune T-dependiente, por lo que presentan memoria inmunológica y son efectivas en menores de 2 años. Además previenen la portación respiratoria del S. pneumoniae.
Los estudios realizados con ambas vacunas muestran que la inmunogenicidad fue superior para ocho de los serotipos compartidos y comparable para los otros cuatro. El serotipo 6A solo se encuentra en la VCN13. Al utilizarse en forma combinada, la administración en primer lugar de la VCN13 permitió una mejor respuesta inmune de la segunda dosis, sea de VPN23 o de la VCN13.

Un estudio acerca de la eficacia para prevenir enfermedad neumocócica en mayores de 65 años inmunocompetentes (CAPITA), mostró que la misma fue del 45% para prevenir la neumonía no bacteriémica y 75% para la prevención de enfermedad ENI, en ambos casos por los serotipos contenidos en la vacuna. La prevención de neumonía de todas las causas fue del 5%.
Con respecto a la población inmunocomprometida, dos trabajos que compararon eficacia para la prevención de enfermedad neumocócica en pacientes con VIH mostraron mayor capacidad de prevención para la vacuna conjugada comparadas con la polisacárida. Para el resto de los inmunocomprometidos (enfermedades oncohematológicas, tumores sólidos y trasplante de órganos) solo hay disponibles datos de inmunogenicidad, siendo mejor la respuesta de las vacunas conjugadas
 
De acuerdo a información del Laboratorio Nacional de Referencia que analizó la prevalencia de serotipos de neumococo en adultos con enfermedad invasiva durante 2013-2014, la cobertura teórica de ambas vacunas para los distintos grupos etarios se muestra en la siguiente Tabla :
 
Distribución de serotipos según grupo de edad y vacuna. Años 2013-2014

                                                                                                                      
                             
Vacuna                                                                                                                Grupo Etario
                                                                          19-64 años                         Más de 65 años
VCN13                                                                        51%                                       47%
VPN23                                                                        80%                                       73%
 
 
 
Fuentes: Ministerio de Salud, Manual para el trabajador de Salud, 2017; Centers for Disease Control and Prevention (CDC), American Academy of Pediatrics Committee on Infectious Diseases,
 
 
 

 

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia