Médicos invitados

22 de Diciembre de 201714:38

Los representantes de las Entidades Primarias de Almirante Brown, Tapalqué, Castelli, Coronel Rosales y Ayacucho participaron de las reuniones de la Mesa Ejecutiva y del Consejo Directivo realizadas el 19 de diciembre.

Alejo Merino es Presidente del Círculo Médico Almirante Brown desde hace dos años, previo a lo cual estuvo en la Comisión Directiva durante mucho tiempo. “Me acerqué ni bien empecé mi actividad profesional por gente conocida, específicamente el Presidente anterior, Alberto Castro. Nunca me había llamado la atención lo gremial pero me fui involucrando de a poco, porque somos pocos. Me ofrecieron ser Tesorero y después de la muerte de Alberto éramos pocos postulantes para sucederlo, y me hice cargo”.
Recibido en la UBA, se especializó en Ginecología en el Hospital de Adrogué, y después hizo dos sub especialidades en el Hospital de Clínicas: Ginecología endocrinológica y reproductiva, y Sexología. Al hacer referencia al trabajo médico, Merino opina que no cambió mucho el foco de interés de los médicos a lo largo de los años. “Siempre está ligado a la demora en los pagos, falta de pago, escasos aranceles, básicamente siempre la discusión es en torno al IOMA. Todo lo que tiene que ver con el IOMA repercute mucho entre los médicos. Es un tema histórico de esa Obra Social, el reclamo de honorarios y mejoras por los médicos y de mejor servicio por los pacientes. Si tenés IOMA es una ruleta, hoy te atienden mañana no, imagínate los médicos en el medio de todo eso”.
Al preguntarle por la violencia contra profesionales de la salud en su región, nos cuenta que si bien es un fenómeno general para toda la provincia, en el conurbano es un tema álgido, prioritario. “Todo el tiempo nos llegan casos que ocurren a diario, ahora un poco menos porque volvió la policía, que reemplazó a la seguridad privada. FEMEBA ha hecho una buena campaña de difusión sobre este tema, porque es un problema que no se ve más allá de las puertas de los hospitales, a la gente no le interesa, no está en los medios, y lo sufre únicamente el personal sanitario, especialmente en las guardias. De todas formas la violencia es social, es cultural, ya está instalado. Es un problema de educación y creo que va a tardar en irse tantos años como tardó en engendrarse”.
 
Diana Paternostro dirige el Círculo Médico Tapalqué hace más de siete años. Originaria de esa ciudad, estudió en la UNLP y se especializó en Tocoginecología en Mar del Plata. “Por una elección de vida regresé a Tapalqué, pero no era una decisión tomada, se fue dando”.
La doctora nos relata que Tapalqué es una población muy chica. “Somos diez mil habitantes. El Círculo Médico es muy chico también, y por eso no tenemos los problemas que se suelen ver en otras Entidades. Al ser pocos es todo más fácil, están las quejas comunes por los pagos, retrasos, papelería, pero no pasa a mayores. Nos conocemos todos, trabajamos en el mismo hospital porque es el único efector, a veces nos comunicamos directamente, no somos tan ceremoniosos con las reuniones, la comunicación es más personal y todos están vinculados al Círculo. Hay trabajo de sobra, lo único que nos falta es estar mejor pagos, que se reconozca mejor nuestro trabajo”.
En cuanto a la renovación, menciona que es raro que vuelvan los jóvenes que se van a estudiar. “No hay renovación, es un problema grave que se ve en toda la región. Lo veo también en el Hospital de Azul, donde trabajo. Allí además el gran problema que hay en este momento es la falta de anestesistas, hay una emergencia sanitaria en la región por este tema”.
 
Miguel Vera es Presidente del Círculo Médico Castelli hace diez años. Oriundo de esa ciudad, alternó con sus estudios en La Plata –UNLP y especialización en Medicina Interna en el Instituto Médico Platense– el trabajo asistencial en su ciudad natal. “Volvía los fines de semana a hacer guardias mientras estudiaba, siempre quise volver a desarrollar mi actividad acá”.
“Los médicos de Castelli trabajamos en toda la zona: Lezama, Dolores, Castelli. Estoy a cargo del Hospital Municipal de Lezama, donde soy el Director, y tengo mi consultorio en Castelli. También fui Director del Hospital de Castelli, trabajé en otros hospitales de Dolores. Es así nuestra actividad. Somos zonales, haces una guardia en una ciudad, otra en otro lado, y así. Pero estamos bien cubiertos” cuenta.
Con respecto a la Entidad que preside, informa que falta gente joven. “Los chicos que se van a estudiar no vuelven, no hay renovación. Además, entre los pocos médicos que somos en el Círculo, la mayoría no tienen interés en participar y lo usa únicamente como un lugar de facturación. Intentamos unirlos permanentemente pero es un rubro bastante complicado”.
Por estar ubicada sobre una de las rutas más transitadas del país, Castelli tiene mucha accidentología. “Estamos preparados para recibir toda la parte traumatológica que pueda producirse por la ruta. Pero no crece por épocas, se mantiene todo el año. Ahora tenemos un UPA en Lezama y generalmente la usamos los pueblos para mandar los caso más complejos, y a partir de ahí puede o no derivarse. Salvo en muy alta complejidad, la medicina está bien cubierta. La atención es buena, tanto si el paciente tiene obra social como si no. Los insumos están cubiertos, no falta nada”.
Para terminar, Vera reflexiona: “A nivel humano, me gustaría que se logre la unión que buscamos, alguna reunión entre los médicos, actividades sociales. Además, me gustaría tener sede propia. Somos uno de los pocos Círculos Médicos de la IXa Circunscripción que no tiene. Siempre se habla, de hecho FEMEBA nos quiso ayudar, pero la idea es hacerlo por nuestra cuenta”.
 
Alejandro Adducci, Secretario General de la Asociación de Médicos Coronel Rosales, nació en Luján y a los 14 años se mudó a La Plata, donde terminó el secundario, se recibió de médico en la Universidad Nacional, y se especializó en Neurocirugía en el Hospital San Martín. “En el 84 me fui a Punta Alta por una oportunidad laboral en el servicio de Neurocirugía del Hospital Naval de Puerto Belgrano. Tenemos mucho trabajo en el área, el servicio es pequeño pero estamos bien cubiertos. El Hospital Naval es como una isla, todos lo que pedimos lo tenemos, a excepción de un buen sueldo”.
Alejandro preside la Entidad Primaria desde su creación en 2004. “Somos un institución joven que nació de la escisión de la Asociación Médica Bahía Blanca. Sentimos en ese momento que por nuestra envergadura, era hora de tomar decisiones y manejar convenios propios para satisfacer a nuestros asociados, y fue un gran logro. Económicamente la institución creció mucho, sobre todo al principio, esta época estamos todos padeciéndola. Lo único que no tenemos es un sanatorio, una clínica para los pacientes internados y las practicas quirúrgicas, todavía en eso seguimos dependiendo de Bahía Blanca, pero el trabajo médico se maneja con total normalidad. Peleamos día a día por mejorar nuestros convenios, es cada día más difícil conseguir los aranceles merecidos por los médicos”.
Con respecto a la renovación generacional, Aducci cuenta que la Comisión Directiva actual, la cuarta desde su creación y en funcionamiento hace poco más de un año, está integrada por muchos médicos jóvenes. “Hemos logrado su incorporación producto de la instauración de Secretarías en la Asociación. Cada médico integrante de la Comisión tiene una función específica. Tenemos Secretaría Científica, Gremial, de Deportes, Cultural. El ochenta por ciento de estos cargos son ocupados por médicos jóvenes, mayoritariamente mujeres. Es una renovación de sangre que estamos todos deseando. Al médico joven hay que motivarlo, el trabajo administrativo, político y gremial pareciera no interesarle mucho, pero las actividades científicas, culturales y deportivas lo van introduciendo en la institución, y eso hace que después llegue a otros estamentos”.
 
Pedro Angiolini es Presidente del Círculo Médico Ayacucho desde diciembre de 2016, pero conoce muy bien la actividad ya que fue parte de la Comisión Directiva durante más de 15 años. Médico recibido en la Universidad Nacional de La Plata, se especializó en Cirugía en Quilmes y decidió volver a su ciudad natal por cuestiones familiares tras cursar sus estudios. Hoy, divide su actividad entre Ayacucho y la Ciudad de Buenos Aires.
“Cuando el Presidente anterior se jubiló nos dejó una institución muy bien ordenada, marchaba muy bien en todo sentido. Creo que mi tarea es dejarlo aunque sea un poco mejor de lo que lo recibí. Por eso nos impusimos algunas tareas específicas, y las estamos cumpliendo con ayuda de FEMEBA”. En este sentido, nos cuenta que el Círculo Médico estaba parcialmente informatizado y ahora se completó esa informatización, gracias a un sistema que se usará para todas las Obras Sociales. “Cuando contamos nuestra inquietud, FEMEBA nos ofreció el sistema y la capacitación, por eso hoy vinimos con dos empleadas de la Entidad. Esto es muy importante ya que no podemos seguir llenando planillas a mano, necesitamos tener todo informatizado para tener datos y estadísticas y así poder proyectar”.
Siguiendo con las tareas que están realizando, Angiolini menciona que el Círculo no estaba bien distribuido ediliciamente, por lo que fue necesario remodelarlo. “Estamos a punto de inaugurarlo”. Y también están trabajando en la normalización de la facturación de IOMA. “En todas estas actividades la Federación nos está dando muchos avales. Realmente hay que participar en las actividades de FEMEBA para darte cuenta de que hay muchas cosas que están organizadas y a nuestra disposición para facilitar el trabajo de las Entidades Primarias y de los médicos. En la mayoría de las Entidades, el médico está ajeno, y se pierde de un montón de facilidades. Creo que es fundamental que la Federación baje hacia las bases, porque las bases no van a subir, los médicos somos muy individualistas, hay que nutrirse de ellos”.
 

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia