Médicos de mi provincia: Haroldo Coqui

25 de Junio de 201913:26

El doctor Haroldo Coqui es médico por la Asociación Médica Guaminí. Pese a que nació en Garré, pueblo de la misma localidad, se considera oriundo de Casbas, donde reside actualmente, a pocos kilómetros donde pasaba la Zanja de Alsina. “Estudié la secundaria en Guaminí, todos pueblos muy cercanos. Es mi hábitat, mi lugar, donde está mi gente y donde me desarrollé profesionalmente, afincándome allá por 1973 con mi esposa y nuestro pequeño primer hijo. Me casé con una excelente mujer, el amor de mi vida, docente jubilada y muy buena cocinera, cuando tenía 17 años, y tuvimos cuatro hijos”.

¿Cómo estaba conformada su familia paterna?

Mis padres tuvieron cuatro hijos también. Soy el segundo, después de mí nacieron dos hermanos con síndrome de Down, uno fallecido y el otro vive junto a mi hermano mayor en Trenque Lauquen. De origen muy humilde, mi papá hizo primero inferior y mi mamá no fue a la escuela, mi abuelo como pudo le enseñó a leer y a escribir. Esa escasa instrucción recibida no impidió que ellos pusieran en práctica y transmitieran valores eternos y nos inculcaran a respetar, saludar, y agradecer. En definitiva, a ser buenas personas. Valores que crea se van perdiendo.

¿Por qué eligió ser médico?

Por vocación principalmente. También porque me fijé metas y tuve influencias muy valiosas que me marcaron, que recuerdo y valoro. La primera fue el consejo que recibí en segundo año del secundario de la rectora, que me dijo que se puede trabajar y estudiar, haciendo referencia al origen humilde que yo tenía. La otra fue el doctor Ledesma, un cirujano que había vivido una infancia similar. Esos fueron los impulsos que necesité para tomar la decisión y llegar a donde quería, que era ser médico. Esa era mi meta y sabía que nada lo impediría, y así llegué. La decisión de estudiar en Rosario fue motivada también por esa rectora, que era rosarina.

¿Cómo fue mudarse a una ciudad grande como Rosario?

Fue difícil, sin duda. Pero había un convencimiento, un objetivo, y sabía que nada me impediría lograrlo. Recibí una beca que me cubría la habitación y la comida la canjeaba trabajando de mozo en una pensión de estudiantes. En tercer año de la Facultad entré a trabajar en el comedor universitario hasta que me recibí.

¿En Rosario era canalla o leproso?

¡Canalla! Aunque siempre fui de Independiente, en Rosario tenías que ser de uno o del otro.

En la Universidad tuve varios profesores importantes, pero por sobre todos destaco la excelencia del de Anatomía, el doctor Villagi Leiva, un cirujano de primera. Explicaba con tanta emoción y sabiduría que te quedaba todo lo que decía.

En 1969 el rosariazo me marcó porque, como integrante de la JP y con el peronismo proscripto, nuestras ideas no se podían manifestar libremente, entonces actuábamos camuflados, levantábamos nuestras  consignas donde podíamos.

Me especialicé en Cirugía, pero en la realidad me tocó hacer de todo. Hice Cirugía Ginecológica, partos, Cirugía Abdominal y Clínica General. Llegué a atender más de cien pacientes por día. Dos años después de mí llegada se abrió el Hospital, con todo el equipamiento de aquella época, y ahí trabajé siempre.

Los partos se atendían en una sala de primeros auxilios y me tocó hacer cosas que ahora no las haría de ninguna manera. Atendí el parto de mi segundo y tercer hijo. En la juventud uno hace esas cosas, hoy no atendería el parto a una nieta o a una nuera. Hace aproximadamente seis años dejé de operar, ahora ayudo a un especialista. De mi especialidad hago cesáreas y atiendo partos únicamente.

¿Cambió todo, verdad?

Ahora vienen los pacientes después de buscar todo en internet. Pero el ojo clínico te lo da la experiencia. Cuando le das la mano sabés presuntivamente cuál es el diagnóstico, aunque hay excepciones, pero en la mayoría de los casos uno acierta. Luego vienen los exámenes complementarios, que confirman o no la presunción. No hay enfermedades sino enfermos dijo un sabio. Y una gripe puede durar a una persona tres días y a la otra quince, incluso si viven en la misma casa.

El staff de médicos se mantiene estable en Casbas, pero faltan médicos generalistas, ginecólogos y sobre todo cirujanos, que no hay en todo el distrito. Las derivaciones se realizan a Trenque Lauquen, Coronel Suárez y Bahía Blanca.



¿Siguió actuando en política?         

Sí. Aquí en Guaminí fui concejal durante ocho años y candidato a Intendente. También fui presidente del PJ local. Pero la política no me aisló de mis afectos. Puedo discutir mano a mano, no así en los medios de comunicación porque considero que eso le hace mal a la gente con la que uno se encuentra a diario. Antes que político soy el Dr. Coqui, el medico del pueblo, que está en cualquier momento y a cualquier hora con quien lo necesite, sea del partido que sea. Y en la década del 80 fui dirigente del Club Social y Deportivo El Ceibo

¿De qué se arrepiente?

De no haber estado presente en algunos actos escolares de mis hijos, de no haberlos acompañado en esos momentos, porque primero estaba el trabajo. Ahora no me privo de ese placer, si mi hijo vuelve de sus tareas y aunque sea por quince minutos, suspendo el trabajo y junto a mi mujer, comemos algo y charlamos con él.

Soy muy familiero. Somos una familia de 16 personas, y son mi mayor felicidad. Viajamos a ver a mis hijos y ellos vienen a Casbas, pasamos juntos los cumpleaños, ahora nos vamos de vacaciones de invierno todos juntos. Es lo que más disfruto en la vida.                                   

Gracias a Dios he podido viajar mucho. Con el doctor Baselli, un anestesista de Cnel. Suárez con el que nos criamos juntos en Garré, viajamos a varios lugares del mundo con nuestras esposas, incluyendo algunos viajes en cruceros.

¿Cuáles son sus proyectos a futuro?

Trabajar cada vez menos, pero seguir siendo médico, que es lo que se hacer. Disfrutar de mis afectos. Predicar con el ejemplo, que es el consejo que puedo dejar a los más jóvenes: sean buenas personas, formen una familia, cuídenla y disfrútenla. Ese es el secreto de  mi felicidad.

César McCoubrey para FEMEBA Hoy

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia