Médicos de mi provincia: Carlos Antonio Lucino

25 de Julio de 201811:34
El doctor Carlos Antonio Lucino nació en Carlos Casares, pero trabaja desde 1976 en el partido de Adolfo Alsina.

En octubre de ese año se instaló en Rivera, casi en el límite con la provincia de La Pampa, población fundada por inmigrantes judíos procedentes de Rusia, Polonia y otras partes de Europa del Este a principios del siglo XX.

“Mi vida profesional está vinculada a este pueblo. Parafraseando al papa Francisco era para mí llegar casi el fin del mundo. Con mi Renault 4 recorrí los 800 kilómetros desde La Plata con los últimos 50 de tierra”. Recuerda que cuando cesó en sus funciones en el Hospital el Intendente David Abel Hirtz dijo: “Quiero destacar la tarea que Carlos asumió durante años. Cuando llegué a la gestión pensé que la persona que merecía mi confianza para dirigir este hospital era él. Así fue, nos sentimos cómodos trabajando con vos al frente del hospital y te lo queremos agradecer”.

¿Por qué Rivera?
No hubo un hecho puntual. Contactos y la pregunta clásica: ¿te animás a venir? Mi esposa estuvo de acuerdo, me consiguieron una casa, la pintaron y aquí estoy. Mi actividad se desarrolla en el Hospital Dr. Noé Yarcho, el cual era de la comunidad y hace unos quince años se municipalizó. Aquí nacieron nuestras hijas de las que he recibido solo satisfacciones. La mayor María Lorena (yo atendí el parto) ahora Licenciada en Administración de Empresas, y la segunda María Celeste licenciada en Turismo y Hotelería. Vine a hacer de todo, en una localidad de 3000 habitantes te transformas en especialista de Clínica, Pediatría, Cirugía, Ortopedia y Tocoginecología.

¿Qué experiencia tenía para hacerle frente a cada emergencia?
La residencia médica me sirvió de mucho. Entré al hospital de Gonnet en el Practicantado Rotatorio, un año rotando por las distintas especialidades. Luego entré en Cirugía General tres años y por último Jefe de Residentes. En la Residencia había aprendido algo de Anestesia ya que muchísimas veces debí hacer peridural para alguna cesárea de urgencia. En Rivera para las programadas traíamos anestesista de afuera. Para colmo teníamos los teléfonos a magneto y hablar a cincuenta kilómetros podía tener 2 o 3 horas de demora.

¿Fue buen estudiante?
Creo que sí. En la facultad estudié muy duro. La carrera la interrumpió la conscripción durante un año, la que tuve que hacer en Covunco (cerca de Zapala).Pero siempre me he jactado que lo que estaba programado para seis años logré hacerlo en cinco y nueve meses acompañado por mi hermano, nos recibimos juntos.

¿Cómo estaba conformada su familia en Casares?
Soy el mayor de cuatro hermanos. Mi padre era empleado de Correos y mi madre de Teléfonos del Estado. Tuve la dicha de que mis abuelos maternos viviesen con nosotros, me han quedado hermosos y muy gratos recuerdos de mi relación con ellos. Tuve una feliz infancia, si bien nunca sobró nada tampoco faltó nada. La primaria comencé en la Escuela Nº 2 José de San Martin, pero terminé en otra escuela dado que mis padres hicieron construir una casa con un crédito hipotecario y me cambié de barrio.

¿Recuerdos de esa época?
¡Muchísimos! Comencé la escuela secundaria, y luego del ciclo común de aquel tiempo que era hasta tercer año, continué hasta quinto haciendo el bachillerato. Estos años alternaba el estudio con algo de música, dado que me habían enviado a estudiar piano desde muy chico. Nunca fui bueno para tocar, aunque me hubiese gustado serlo, pero me sirvió por ejemplo para suplantar al sacristán cuando se hacían misas cantadas. Las misas eran en latín y yo sabía algo ya que durante varios años había sido monaguillo. También solía tocar el órgano en los casamientos (la Marcha Nupcial y el Ave María). Pero mi pasado como músico fue a partir del cuarto año.

¿Cómo empezó su carrera artística?
Un señor había recuperado viejos instrumentos de viento arrumbados en la municipalidad y se dedicó a organizar una banda de música que estaba anexa al cuerpo de bomberos voluntarios. Como sabía música me incorporé y me dieron un trombón el cual al mes ya sabía ejecutar. Tres compañeros míos hicieron lo mismo. Fue una linda época ya que salíamos a tocar a las fiestas de los pueblos vecinos. Aparte de tocar nos divertíamos mucho, teníamos entre 16 y 17 años. En ocasiones, al salir del colegio marchábamos por las calles del pueblo todos los compañeros tocando marchas militares. Lo mejor musicalmente hablando vino a fines de ese año cuando formamos una orquesta y nos dedicamos a animar bailes. Al principio con mucho coraje y cara de fierro, pero con el tiempo nos fuimos profesionalizando. Ese quinto año si fue maravilloso y ha quedado en nuestras memorias en forma imborrable. Teníamos contratado un micro para movilizarnos a los lugares donde nos contrataban y en él, no sólo íbamos nosotros sino además todo el resto de los compañeros y amigos, los cuales entraban al baile gratis dado que cada uno llevaba algo perteneciente a la orquesta. Con el correr de los meses se incorporó al conjunto el entonces estudiante de medicina y hoy médico cardiólogo, Raul Sadovsky, excelente músico que jerarquizó el conjunto. Por este motivo hace poco le hicieron una nota en la revista Somos Médicos. No sólo nos divertíamos mucho sino además ganábamos un buen dinero que me sirvió para ir de viaje de egresados, comprarme los libros de Anatomía y vivir bien hasta mitad del año siguiente.


¿Cuánto duró la actividad?
Solo un año dado que la mayoría de los componentes emigramos de nuestro pueblo para continuar en la Universidad. Lo gracioso fue que en las primeras vacaciones nos reagrupamos y pretendimos hacer una segunda temporada, pero cansados del trajín de todo el año no teníamos ganas de ensayar. Tal es así que en la segunda actuación se acercó un amigo y nos dice: muchachos los van a c….a palos. Ahí nos dimos cuenta que teníamos que cerrar esa etapa de nuestra vida.

¿Cómo es su vida hoy?
A punto de cumplir 72 años, continúo trabajando y cumpliendo mi hobby de rutina que es caminar, trotar, jugar al paddle y viajar lo más posible.
César Mc Coubrey
Edición.Lic. Tomás Malato.

Revista Somos Medicos
Flicker
You Tube FEMEBA OFICIAL
Nociones basicas
Violencia