Image

Médicos Invitados

14 de Julio de 201710:14

Los presidentes de las entidades primarias de San Nicolás y Bolívar, participaron de las reuniones de la Mesa Ejecutiva y del Consejo Directivo. Sus opiniones.

Jorge Echeverría es médico y presidente del Círculo Médico de San Nicolás. Nos dice que participó en otras oportunidades en las reuniones de la Mesa Ejecutiva y del Consejo Directivo, lo cual no es óbice para que subraye la importancia de esta convocatoria donde “los médicos pueden conocer el funcionamiento de la Federación Médica”.

En tanto, Marcelo Salamanco es titular del Círculo Médico de Bolívar. “Es mi primera visita a la Mesa Ejecutiva y al Consejo Directivo, aunque además de la actividad en mi Entidad Primaria, participo en los Encuentros Provinciales. Tenemos una pertenencia a FEMEBA y por eso estas propuestas son muy buenas”, sostiene.

Egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires se especializó en tocoginecología en el Sanatorio Güemes. “Terminé haciendo la jefatura en el Policlínico Ferroviario Central porque el Sanatorio cerró”.

Recuerda que tenía decidido regresar a su pueblo. “Mi familia es de Bolívar, de Pirovano, así que tenía previsto volver después de trabajar dos años en Buenos Aires”.

Señala que eligió ser médico “porque siempre me relacioné a temas sociales. Nunca me vi en las ciencias duras. Participo en varias organizaciones no gubernamentales vinculadas a lo social. Mi inclinación es lo social. A veces me quejo del trabajo pero es lo que me gusta. Creo que volvería a elegir la medicina. Es apasionante. Mi hija estudia ingeniería, pero justo con mi hijo que termina el colegio secundario este año, estuvimos hablando sobre la carrea de medicina. No sé si se lo recomendaría”.

Echeverría se recibió de medico en la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario en 1977. “Recuerdo que desde los siete años quería ser médico. No pensaba en otra cosa. Tengo un amor profundo por la medicina y por la enseñanza. Sigo trabajando en la Universidad de Rosario. Volvería a elegir la misma carrera, pero en la Facultad donde yo estudié. Donde realmente la curricula era mejor, similar a la que tiene la Universidad de Buenos Aires.

Tanto Echeverría como Salamanco están preocupados por la violencia en general y por la que afecta a los profesionales de salud en particular.

Para el presidente del Círculo Médico de San Nicolás, la violencia se da en todos lados. “En el consultorio, parece que algunas personas tienen el derecho a decir cualquier cosa y agredir. En el ámbito público, ni hablar, porque las condiciones que tienen los médicos para atender a los pacientes deja muchísimo que desear, tanto en los dispensarios como en los centros de salud de más jerarquía. Sin dudas, esto obedece a la realidad social que se vive. Hay una especie de depreciación del médico y no digo del médico parado en la punta de la loma, sino del trabajo médico, porque trabajamos en condiciones que como decía no son las ideales, con una cantidad de pacientes que exceden a nuestras capacidades, faltan profesionales de la salud y cuando digo profesionales de la salud me refiero a médicos, enfermeros y enfermeras, y donde la gente, con razón o sin ella, se volvió más intolerante”.

El titular del Círculo Médico de Bolívar da cuenta que “tenemos episodios desagradables de violencia. Manifestamos nuestra posición, exigimos y logramos mayor protección en el ámbito hospitalario. Apoyamos a los colegas de otros círculos médicos que sufren la misma situación. Tanto en lo público como en lo privado hay similitudes, pero claro, la atención en el ámbito público es mayor pero en lo privado también sucede. Debo aclarar que en Bolívar no hay clínicas, el único efector de salud es el hospital. Hay consultorios y policonsultorios. Estas situaciones la hablamos con la Federación para unificar criterios”. Finalmente, Salamanco califica de compleja la situación gremial del médico en Bolívar, “porque el campo laboral es muy amplio, aunque el Partido sea pequeño. Hay problemas, conflictos, como en todos lados y trabajamos para solucionarlo.

La formación médica es un tema que le preocupa al presidente de San Nicolás. Aunque egresó y ejerce como profesor de la Universidad de Rosario tiene una visión crítica de la curricula. “De la vieja curricula puedo decir que estaba estructurada sobre la base de un ciclo básico, precisamente con ciencias básicas, anatomía, histología, fisiología, farmacología, física, química, microbiología y anatomía patológica. Quizás adolecía de un contexto psicosocial, mejor dicho, existía pero estaba devaluado. Pero en la Argentina todos los cambios son pendulares. No importa si el estudiante sabe o desconoce si el corazón está a la izquierda o a la derecha, no importa. Nos vamos en cuestiones más sociológicas, vinculadas a la medicina social. Pero lo ideal es una combinación de todo. Que el estudiante sepa que la salud no es solo el hígado y el estomago, sino que la diarrea también puede venir porque una persona no tiene agua potable y eso hace al contexto social, comprendiendo al ser humano como un ser vivo, psicosocial. No obstante en la vieja curricula uno podía al final, darle ese contexto psicosocial. Hoy, al final de la carrera no podemos darles a los alumnos los conceptos básicos porque se perdieron”.

Violencia
Nociones basicas
Flicker